Primary links

BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS AL ARCHIVO(1994-2014) de la Red de Solidaridad de la Maquila. Para información actual sobre nuestro trabajo sobre salario digno, derechos laborales de las mujeres, libertad de asociación, responsabilidad social empresaria y salud y seguridad en Bangladesh visiten nuestro sitio web, lanzado en octubre de 2015 www.maquilasolidarity.org/es

Editorial

05-11-2013


En este boletín, revisamos una serie de temas relacionados a los salarios y la compensación - la indemnización debida a las trabajadoras(es) lesionadas y los familiares de quienes murieron en el desastre del Rana Plaza - los salarios de hambre que están detrás de los desmayos masivos de trabajadoras(es) en la industria de la confección de Camboya, la disminución de los salarios reales de los obreros y obreras de la costura en Centroamérica y en el mundo, y el fracaso de los empleadores de pagar el salario mínimo legal en Haití.

Claramente, los salarios y las indemnizaciones son parte esencial de las luchas de las y los trabajadores de todo el mundo. En la industria global del vestido estos son dos de los temas más difíciles de hacer avanzar, ya que tienen un impacto directo sobre los precios y las ganancias.

Además de demandar lugares de trabajo seguros y la compensación justa para las víctimas de los desastres en las fábricas, las trabajadoras(es) de la confección en Bangladesh también están luchando por salarios que les alcancen para satisfacer sus necesidades básicas en una época de un aumento disparado en los costos de la comida, el alquiler y otras necesidades básicas.

Los dueños de fábricas han enfurecido a las trabajadoras(es), al insistir que sólo se pueden permitir un aumento en el salario mínimo de US$ 39 a 46 al mes, debido a la situación económica global. Ellos argumentan que los bajos precios que las marcas y las tiendas minoristas internacionales les pagan por prenda les hacen imposible pagar salarios más altos.

Decenas de miles de trabajadoras y trabajadores respondieron a este argumento tomándose las calles en señal de protesta y cerrando cientos de fábricas para presionar por su demanda de un salario mínimo de 103 dólares al mes.

El gobierno de Bangladesh debía anunciar un nuevo salario mínimo el lunes 28 de octubre, pero ese  anuncio oficial fue pospuesto. Con la atención mundial aun centrada en Bangladesh a raíz del desastre del edificio Rana Plaza, los dueños de las fábricas parecen ser conscientes de que tendrán que aceptar un aumento mayor, pero la cantidad aún no está clara.

Para ganar un salario digno, que satisfaga sus necesidades básicas y aporte un ingreso extra, las trabajadoras(es) tienen que superar los numerosos obstáculos institucionales que existen a la organización sindical en Bangladesh, que les permita ser capaces de negociar aumentos salariales en los contratos colectivos.

La demanda de un salario digno se está globalizando. El 23 de octubre, la Campaña Ropa Limpia lanzó su “Campaña paga un salario digno.” El 31 de octubre, más de 3 millones de trabajadores de Indonesia iniciaron una huelga nacional demandando un aumento salarial del 50 por ciento.

Lynda Yanz

por el equipo de la RSM

 

Share this